Sentite bien

Una vida saludable incluye buenos hábitos alimentarios y actividad física. Ambos, representan una gran ayuda para alcanzar un mejor rendimiento general en los estudios.

Alimentación

Dentro de la Di Tella, contamos con dos sectores para comer.


 

Fox and Bruck

Ensaladas, plato principal y postre por un precio fijo. Entre las opciones siempre hay carne, pollo, pescado, pastas y distintos acompañamientos. Comidas rápidas: tartas, sándwiches, empanadas, hamburguesas.

Cuenta con servicio de cafetería y kiosco.

Oui-Oui

Platos del día, con influencia francesa o italiana. Té, limonada, café, licuados. Sopas, sándwiches , hamburguesas, ensaladas, huevos revueltos, bagel, salmón, tartas, galletitas, muffins, medialunas, budines, etc.

Cerca de la universidad, también encontrarás: Burger King, Mc Donalds, Champs Elysees, Club Hípico Argentino, Galidón, entre otros.

En tu casa, ¿disfrutás de la cocina? Compartimos unas páginas web con recetas que te pueden ser de utilidad. Podés buscar por recetas de 3 minutos o por el tipo de comida que quieras comer.

Si preferís no cocinar, podés optar por contratar un servicio de viandas a domicilio. Te entregan un día específico toda la comida congelada de la semana y después la vas calentando en el microondas.


Bienestar físico

Hasta ahora hablamos mucho sobre el estudio, pero es importante recordar que también es importante mantenerse saludable, tanto física como mentalmente. Y esto también te va a ayudar a un mejor rendimiento general en la Universidad. Aquí van algunas sugerencias:

Alimentación

  • Controlá el tamaño de las porciones.
  • Recordá que las verduras y frutas también existen.
  • Las pizzas, hamburguesas, papas fritas y postres pueden formar parte de una dieta saludable si se incorporan en porciones pequeñas y con menor frecuencia.
  • Seleccioná alimentos saludables.
  • Desayuná todos los días.
  • No saltees las comidas.
Actividad física
  • Incorporá ejercicio al horario semanal (mirá las opciones que ofrece el Departamento de Deportes).
  • No hace falta que te sumes a un equipo, caminar o andar en bicicleta por la ciudad también ayuda.
  • La actividad física mejora el estado de ánimo y te ayuda a controlar el estrés y la ansiedad.
Recordá que la salud no es solo la ausencia de enfermedad, salud es encontrarse bien, lo mejor posible, y eso incluye aspectos físicos, psicológicos y sociales.

S.O.S.: ¡extraño mi casa!

No importa lo lejos que estés de tu casa o cuánto veas a su familia, o si tenés amigos en Buenos Aires, igual puede suceder que extrañes. Es natural que tengas ganas de estar con las personas que mejor te conocen o en los lugares con los que estás más familiarizado. En general esta sensación disminuye a medida que adquirís confianza en la universidad y te adaptas a la vida universitaria.

Algunos consejos:

  • Tratá de conocer gente nueva: es importante interactuar con tus nuevos compañeros. Si bien no podés esperar que de inmediato se conviertan en tus mejores amigos seguro vas a conocer gente interesante y divertida con la cual enriquecerte y compartir tu día a día.

  • Mantenete conectado: esto puede parecer obvio, pero mantenete en contacto con tus amigos y familiares. Muchos estudiantes están tan concentrados en las clases, estudiar, organizarse, etc., ¡que se olvidan de llamar a casa! Enviá tus horarios de cursada a familiares o conocidos, así pueden charlar por teléfono o conversar por Skype entre clases o como un descanso del estudio. Es tan importante conocer gente nueva como mantenerse en contacto con los que están en casa.

  • Participá en tareas de voluntariado: si es de tu interés, tratá de participar en actividades de voluntariado, donando tu tiempo y servicio a aquellos que más lo necesiten.

  • Viajá, ¿por qué no?: hacé planes para ir a tu casa de vez en cuando. Te va a permitir fantasear con la visita, te mantendrá enfocado en otras cosas y te permitirá evitar viajes impulsivos a casa.

  • Buscá ayuda: si te sentís mal o tenés dudas, podés encontrar ayuda en la universidad. En Servicios para el Estudiante, nos tomaremos el tiempo para escucharte y guiarte.

Cómo manejar el estrés

El primer paso para manejar el estrés es reconocer cuán vulnerable sos a las situaciones de estrés. El segundo paso es determinar cómo experimentás el estrés. Puede ser experimentado de 4 formas:

  • Síntomas físicos: dolores de cabeza, dolores de estómago, problemas de sueño, hipertensión, etc.
  • Síntomas emocionales: miedo, ansiedad, tensión, enojo, irritación, etc.
  • Síntomas de comportamiento: el alejamiento de otros, irritación con los demás, etc.
  • Síntomas cognitivos: pensamientos irracionales, tales como: "No puedo hacer nada bien", "Soy un fracasado", etc. 
El tercer paso consiste en diseñar una estrategia sana para manejar tu estrés. Hay varios recursos que podés utilizar: un consejero o psicólogo,  páginas web, etc. Las siguientes son sólo algunas sugerencias sobre formas saludables de manejarlo. También hay una lista de maneras poco saludables que la gente suele usar para manejar el estrés, sin éxito.

Ideas saludables para manejar el estrés:

  • Ejercicio
  • Nutrición adecuada
  • Gestión del tiempo
  • Comunicación clara
  • Técnicas de relajación
  • Tomar un baño caliente
  • Leer un buen libro
  • Escuchar música relajante

 Conductas no saludables:

  • Fumar
  • Comer en exceso
  • Estar irritable con los demás
  • Alejarse de los demás
  • Imprudencia
  • La autolesión